México se hunde en la recesión y AMLO desvía atención a avión presidencial

Compartir

A medida que México se hunde en la recesión y en un creciente brote de covid-19, su líder comenzó la semana cambiando el tema a los excesos mimados de sus rivales, mostrando, una vez más, el lujoso avión presidencial de su predecesor que se niega a usar y está intentando vender.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, un populista de izquierda que se presenta a los medios de comunicación todas las mañanas a las 7 de la mañana, trasladó su conferencia de prensa del lunes a un hangar en el aeropuerto internacional de Ciudad de México, donde los reporteros fueron llevados al Boeing 787 Dreamliner con cama extragrande y sala de conferencias. Fue traído la semana pasada de California, donde ha estado estacionado por más de un año.

El presidente ha convertido el avión en el símbolo de Gobiernos y opositores pasados, a quienes retrata como delincuentes amantes del golf y educados en el extranjero que usan su poder para enriquecer a sus compinches y desviar fondos públicos.

“Hay quienes quieren volver a esta forma de gobierno”, dijo. “Nos hemos comprometido a transformar a México. Los lujos del gobierno han terminado. El presupuesto es dinero del pueblo y será utilizado por los más necesitados”.

Ese es un desafío que el coronavirus ha hecho mucho más difícil de cumplir. Datos de la semana pasada mostraron que la economía tuvo su mayor contracción registrada en mayo, y los economistas esperan que la segunda economía más grande de América Latina se contraiga este año lo máximo desde la Gran Depresión. Mientras tanto, México está cerca de superar al Reino Unido como la tercera mayor cantidad de muertes en el mundo por el coronavirus. Funcionarios de salud dijeron durante el fin de semana que puede haber decenas de miles de muertes más por el virus que las que se han informado hasta ahora.

En su conferencia de prensa del lunes, el presidente limitó las preguntas al avión.

López Obrador ha visto disminuir su popularidad por su manejo del virus y la falta de apoyo para las grandes empresas y los millones de trabajadores que han perdido sus empleos. El regreso del avión le permite revivir su campaña anticorrupción antes de las elecciones de mitad de período del próximo año, asegura Luis Estrada, director de la consultora política SPIN-TPC.

“Necesita tratar de volver a su tema de corrupción, y el avión presidencial es una prueba clara de esa corrupción”, dice Estrada. “Es una apuesta muy arriesgada porque no ha cumplido en ningún otro lado. Están desesperados por mostrar resultados, pero llegarán a las elecciones con la economía en su peor nivel”.

Las autoridades dijeron que hay dos ofertas por el avión, una de las cuales incluye un depósito de US$1 millón. AMLO dijo que esperaba anunciar un comprador en los próximos días.

La semana pasada, dijo que una de las ofertas era por US$120 millones. En el pasado, rechazó una oferta por US$125 millones porque era menor a una valoración gubernamental del avión de US$130 millones.

El avión ha sido uno de los accesorios políticos favoritos del presidente para ilustrar una “transformación” de la política mexicana que se ha comprometido a llevar a cabo. Pero el simbolismo se volvió un poco turbio después de que los compradores no aparecieron.

Una rifa
A principios de este año, cuando los titulares se centraban en cómo su primer año de gobierno había terminado en una ligera recesión y un récord de homicidios, se le ocurrió otra idea relacionada con el avión: rifarlo entre los ciudadanos por boletos que cuestan alrededor de US$25.

Eso llevó a una serie de bocetos y parodias sobre lo que el ganador podría hacer con el avión, como convertirlo en un enorme camión de tacos. Cuando quedó claro que el avión podría convertirse en una carga (¿dónde estacionarlo?), el presidente dijo que la rifa tendría pagos en efectivo. Eso tampoco ha ido tan bien. Solo el 25% de los boletos para el sorteo se han vendido, dijeron funcionarios el lunes. El presidente ha designado las ganancias de la rifa para equipos médicos.

El enfoque de López Obrador en el avión sigue a una serie de otros casos de corrupción. Este mes, un exdirector ejecutivo de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos fue extraditado desde España para enfrentar cargos de corrupción. AMLO dijo que su testimonio implicó a los legisladores al aceptar sobornos para aprobar una reforma que abrió el sector energético estatal a la inversión privada. Un exgobernador del partido gobernante también se enfrenta a la extradición desde Estados Unidos por acusaciones de canalizar millones a su partido.

A los mexicanos les esperan meses de titulares sobre los juicios que ayudarán a la campaña anticorrupción del presidente, asegura Javier Martín, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) en Ciudad de México.

“Este es un intento deliberado de cambiar la conversación” de los temas del brote, la economía y la violencia, dijo Martin sobre el recorrido por el avión. “Parece que esta es una Administración que apuesta más por los símbolos que por los resultados concretos”.