López Obrador rechaza litigar en tribunales internacionales contra EEUU por el caso Cienfuegos

Compartir

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó la intención del fiscal general mexicano, Alejandro Gertz, de litigar en tribunales internacionales por la detención en Estados Unidos del exsecretario de Defensa (2012-2018), general Salvador Cienfuegos, en octubre pasado, a quien le fueron levantados los cargos de narcotráfico para ser repatriado e investigado en México.

«Respeto al fiscal Alejandro Gertz, pero lo mejor es definir las reglas (con el nuevo gobierno de Joe Biden) sin estridencia, y decir que va a haber cooperación, nos vamos a poner de acuerdo y necesitamos una buena relación con el Gobierno de Estados Unidos, no tengo duda de que va a ser así», expresó hoy el presidente mexicano.

En la misma jornada en que asumió el nuevo presidente estadouidense, el demócrata Joe Biden, el jefe de Estado mexicano descartó la intención de Gertz, que anunció en la víspera que el caso del general Cienfuegos se debe llevar ante un tribunal internacional, para acusar a la agencia antidrogas estadounidense (DEA, en inglés) o las instituciones estadounidenses involucradas en una investigación que la fiscalía consideró infundada.

La fiscalía mexicana decidió exonerar la semana pasada al alto jefe castrense, decisión que el presidente López Obrador respaldó, con la publicación del expediente que recibió del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que lamentó la decisión como una «violación» de los acuerdos bilaterales de confidencialidad.

La respuesta de Gertz fue anunciar el lunes pasado que llevaría el caso ante un tribunal internacional.

«Vamos a ir a juicio, y ese juicio no lo vamos a llevar nada más en México, este es un asunto de carácter internacional y lo vamos a llevar a los niveles que tengamos que llevarlo porque esto es un linchamiento» del general Cienfuegos, dijo Gertz en una entrevista radial.

López Obrador reafirmó que la DEA «fabricó» las pruebas para acusar al general Cienfuegos de apoyar al capo conocido como «El H», heredero del cartel narcotraficante de los Hermanos Beltrán Leyva, por lo cual habría cobrado millonarios sobornos y lavado dinero.

El mandatario mexicano considera difícil imaginar que la DEA «haga una investigación tan incipiente», como el caso contra el general Cienfuegos, que calificó como «un expediente que fue fabricado», sin pruebas.

En esta línea, López Obrador acusó a los responsables de la DEA de haber sido «irresponsables» en sus pesquisas y de no haber informado a tiempo a México, y afirmó que Gobierno se empeña en construir autoridades que sean «eficientes, confiables y honestas», para que ya no se piense que solo las autoridades estadounidenses son eficientes.

«Muchos pensaron que estuvo mal liberar al general Cienfuegos porque durante mucho tiempo ha existido, a veces con razón, la idea de que la autoridad mexicana es ineficiente, cómplice, corrupta, y que lo que hacen en EEUU es magnífico», continuó López Obrador en una reseña de los asuntos candentes de la intensa relación bilateral con el país vecino.

«Por eso mi decisión fue transparentarla, porque no nos van a creer si no damos a conocer el expediente» del general Cienfuegos, explicó.

Con la toma de posesión de Biden comienza un nueva administración de cuatro años, mismo lapso que falta para el sexenio de López Obrador.