Muere un manifestante en Santiago de Chile

Compartir

Un manifestante de 48 años falleció este sábado en un hospital de Santiago de Chile después de ser ingresado en la víspera tras haber recibido supuestamente el disparo de una bomba lacrimógena en la cabeza en el marco de la manifestación que se desarrolló en la céntrica Plaza Italia de la capital chilena.

Cristián Valdebenito sufrió un traumatismo craneal grave cuando fue impactado supuestamente por el proyectil percutado por agentes de las Fuerzas Especiales de Carabineros (Policía militarizada) durante la represión de la protesta, según testigos presenciales, hecho que está siendo investigado por la Fiscalía.

La víctima se encontraba en las calles aledañas a la plaza, donde se registraron disturbios entre algunos grupos de manifestantes y los agentes del Estado.

En ese contexto, recibió el impacto de una bomba lacrimógena que utilizan los uniformados para dispersar a los miles de manifestantes que desde hace más de cuatro meses se congregan en esa zona de Santiago de Chile para clamar contra la desigualdad social y el Gobierno del conservador Sebastián Piñera.

El hombre fue atendido por los sanitarios voluntarios que realizan primeros auxilios a los heridos en las protestas, las cuales han dejado más de una treintena de muertos. De ahí fue derivado a un cercano hospital, donde cada noche los lesionados durante las manifestaciones llegan para recibir atención médica.

En la noche, el estatal Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), que monitorea las marchas sobre el terreno, constató en el centro médico la gravedad de la situación de Valdebenito y confirmó que en la mañana de este sábado se certificó su muerte clínica.

«El INDH repudia este fallecimiento y lamenta que la noche de este viernes hayan aumentado las lesiones e impactos oculares y otras heridas de gravedad, todo lo cual nos impone el deber de recordar a las fuerzas policiales que el control del orden público y el uso de la fuerza debe ser siempre proporcional y respetando los estándares internacionales de derechos humanos», indicaron a través de un comunicado.

Este es el primer muerto en varias semanas y la primera víctima fatal desde que las protestas regresaron con fuerza este viernes luego de que bajaran su intensidad por la temporada vacacional de los meses del verano austral.

Ni el Gobierno ni Carabineros se han pronunciado frente al tema confirmando si la muerte del hombre fue por el impacto de la bomba lacrimógena, a pesar de que el parte médico indicó que el deceso se produjo por el golpe de un objeto contundente.

AUMENTAN LOS HERIDOS EN LAS PROTESTAS

El ente de DD.HH. contabiliza en su último reporte de finales de febrero al menos 3.765 heridos en las protestas que desde el pasado 18 de octubre estremecen las calles de Chile en busca de un modelo socio-económico más equitativo.

De esos lesionados, 445 personas registraron heridas oculares producto del impacto de perdigones, balines de goma o bombas lacrimógenas disparadas por agentes de Carabineros durante la represión de las protestas.

Desde hace semanas, los heridos en la cabeza por el impacto de bombas lacrimógenas han aumentado de forma significativa y desde el INDH al menos contabilizan 271 personas afectadas por esta situación.

Estos hechos se repiten en cada manifestación con los botes metálicos de gas disparados desde una escopeta volando a la altura de las cabezas de las personas concentradas, según ha podido constatar Efe sobre el terreno en diversas ocasiones.

Este viernes la Justicia chilena determinó para otro agente de Carabineros prisión preventiva mientras se investiga la acusación en su contra por el delito de homicidio frustrado al disparar una bomba lacrimógena a la cabeza de un joven durante las protestas ocurridas en diciembre en la ciudad de Rancagua, a unos 90 kilómetros al sur de Santiago.

Las protestas, que habían bajado su intensidad desde el inicio de la revuelta social en octubre, volvieron a resurgir con fuerza y miles de personas volvieron a copar las calles de Santiago y otras ciudades del país para reclamar mayor justicia e igualdad.

El actuar de las fuerzas del Estado ha sido cuestionado en numerosas ocasiones a nivel nacional e internacional con acusaciones de violaciones a los derechos humanos.

Organismos y organizaciones como el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional o Human Rights Watch criticaron las técnicas represivas de Carabineros en los informes de las misiones de observación realizadas en Chile.